top of page

¿Viviendo en la Ciudad? 5 Habilidades de Autosuficiencia que Puedes Adoptar Ahora


¿Te sientes atraída por tener una vida más simple y/o autosuficiente? Entonces, es posible que te estés preguntando por dónde empezar. Aquí te dejo una lista de habilidades que puedes ir aprendiendo sin importar si vives en el campo o en un departamento en pleno Santiago.


1. Cultivar tu comida: Huerta Familiar:


Una de las maneras más gratificantes de conectar con la naturaleza es a través del cultivo de tus propios alimentos. Además de ser una fuente de nutrición, una huerta familiar es un espacio perfecto para enseñar a tus hijos sobre el ciclo de vida de las plantas y la importancia de cuidar nuestro mundo. Elegir cultivos fáciles y resistentes al principio, como perejil, lechuga, brócoli, zanahorias, zapallos, etc. Puede ser un buen punto de partida. Ya sea que vivas en el campo o en un departamento puedes hacerlo. Si tienes un mini balcón es un lugar ideal para partir y si es que tampoco tienes puedes poner algunos maceteros en el marco de la ventana y empezar ahí. Romano, mi hijo mayor se había puesto bien mañoso, sobretodo con las verduras y este último tiempo he empezado a integrarlo en el proceso de sembrar y ver crecer nuestra comida. Me he dado cuenta que al invitarlo a este proceso está más dispuesto a probar cosas nuevas.


2. Conservación de Alimentos: Cómo se hacía antes de que existieran los preservantes.


Si cosechas tu huerto, compras frutas y verduras en la feria o incluso en el supermercado aprender a conservarlas puede convertirse en una actividad familiar y que también te puede ahorrar plata. Las conservas caseras, como las mermeladas o fermentados, no solo prolongan la vida de tus alimentos, sino que también pueden convertirse en recetas familiares que pasen de generación en generación. Además cuando aprendes a preservar la comida, cuando esos alimentos están en temporada y más económicos puedes abastecerte para el año. También es una excelente oportunidad para incluir a los niños en la cocina y enseñarles habilidades prácticas. Con tanto ajetreo de la vida diaria siempre estamos apuradas, pero si queremos criar niños conscientes, que no quieran estar todo el día pegados a las pantallas, es muy importante incluirlos y enseñarles desde chicos estas habilidades que los conectan con el mundo real. Está claro que si lo hacemos solas avanzamos más rápido, pero cuando los niños son chicos están más dispuestos a aprender. Si queremos crearles un hábito para la vida que te aseguro se retribuirá cuando sean más grandes, ahora es el momento. Invítalos a participar.


3. Remedios caseros para pequeños accidentes:


Soy una fiel creyente de la medicina tradicional, pero en ciertas ocasiones siento que la gente abusa de ella, cuando hay síntomas leves, creo que es super importante intentar con remedios naturales primero, obviamente no en un caso extremo. Pero hay miles de secretos de naturaleza que nuestra abuelas aplicaban y servían. Creo que es súper útil y entretenido adentrarse un poquito en este mundo del herbalísmo. Tener un kit de primeros auxilios bien surtido y adaptado a las necesidades de la familia, así como conocer remedios naturales básicos, te brindará tranquilidad al enfrentar pequeños contratiempos. He visto en redes sociales que está muy de moda hacer tu propio Paltomiel, de repente por qué no partir con algo tan simple como eso y después seguir investigando.


4. La magia del DIY:


Desde tejer una bufanda hasta arreglar un juguete roto, las habilidades manuales pueden ser un salvavidas, pero también una alegría, científicamente está comprobado que trabajar con nuestras manos nos hace felices, recuerda lo hemos hecho desde que el humano existe. Otra parte muy linda de esto es involucrar a los niños en manualidades ya que es una excelente manera de pasar tiempo juntos, fomentar la creatividad y enseñarles el valor de reparar en vez de tirar a la basura. Con las estaciones podemos ir haciendo distintos proyectos que también invitan a los niños a vivir las diferentes épocas del año con alegría, ya que hay belleza en todas. Esto es algo que he tenido que aprender obligada viviendo en el sur. Pero la lluvia también es un clima ideal para tener una aventura y llegar a la casa calentita a cambiarse de ropa y disfrutar de una sopita o un chocolate caliente en familia. A veces es rico estar incómodo afuera para entrar y valorar lo que tenemos.


5. Cocinando desde Cero: Vuelve a enamorarte de la cocina:


Cuando vivimos en la ciudad, es fácil caer en la rutina de la comida ultraprocesada o pedir comida, para que le vamos a dedicar tiempo a esta tarea si simplemente apretamos un botón y listo, no hay que hacer ningún esfuerzo más que esperar a que llegue.


Sin embargo, vivas donde vivas, tienes la oportunidad de aprender a cocinar desde cero. Usar ingredientes frescos y naturales garantizan que estás alimentando a tu familia con comida de verdad y estás segura de qué ingredientes exactos tiene lo que están comiendo. No tienes que partir de cero a cien, ya que obviamente que cuando nos abrumamos decimos, no puedo hacer esto y volvemos a los viejos hábitos.


Parte con algo simple, como cocinar tu propio pan o quizás preparar alguna salsa casera. También le puedes dar un valor agregado y experimentar con alguna receta que en tu familia se haya pasado de generación en generación, cocinar desde cero se convierte en una experiencia que involucra a todos los sentidos y puede convertirse en una actividad familiar, que vale la pena. Es una oportunidad perfecta para enseñar a los niños sobre los ingredientes, fomentar su interés en el proceso y que sepan el esfuerzo que hay detrás de cada comida, y por último, pero no menos importante, disfrutar de comidas hechas con amor y dedicación.


Dejar la ciudad y buscar ser más autosuficiente no es solo un cambio de ubicación, sino un cambio de vida, que agradezco cada día por haber tomado esa decisión. Pero si eres una mamá a la que realmente le importa, no necesitas vivir en el campo para empezar, lo puedes hacer exactamente dónde estás ahora. Tomar el control de estas habilidades, es una oportunidad de oro para reconectar con la naturaleza, criar hijos con una mentalidad noble y establecer una vida más significativa. Estas habilidades esenciales son solo el comienzo de un viaje que, sin duda, estará lleno de aprendizaje, aventuras y momentos inolvidables en familia. Eso te lo garantizo.

231 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page